San Miguel y Terceira, pequeños paraísos de las Azores

Sete Cidades, Ponta Delgada, Mosteiros, Caldeira Velha, Angra do Heroísmo y Praia da Vitória, tesoros turísticos

Las 9 islas de las Azores se erigen como nueve tesoros turísticos. San Miguel, Santa María, Sâo Jorge, Graciosa, Terceira, Faial, Pico, Flores y Corvo tienen una belleza espectacular. El color verde del paisaje es predominante en la mayoría de ellas, salpicado de flores y más flores, donde la hortensia es, con toda certeza, la reina entre todas.

San Miguel se constituye como la isla de las postales. Cualquier rincón de ésta es una instantánea que invita a inmortalizarla. Los colores del cielo, los de la arquitectura manuelina, gótica y barroca, junto a los de las casas coloristas de las poblaciones, revisten una estampa cambiante, de belleza única.

La isla más grande de las Azores (www.visitazores.com), con una longitud de 62,1 Km. de longitud y 15,8 Km. de anchura, cuenta con la singularidad de siete lagos impresionantes, situados en Sete Cidades. Recorrerlos, uno a uno, es hacer un plácido paseo por el Paraíso terrenal, avivando los sentidos el juego de colores de las aguas, la vegetación reinante y el cielo que diseñan una caprichosa y plástica policromía. Mosteiros y las Termas da Ferraria y sus aguas termales son lugares de obligada visita.

San Miguel, al igual que las restantes islas, invita a recorrerla con un vehículo (aunque también es aconsejable hacerlo a pie por una parte de ésta) deteniéndose en miradores que ofrecen vistas impresionantes sobre el valle, y sobre pequeñas y caprichosas poblaciones ubicadas en la falda de los acantilados que besan el océano Atlántico. A lo largo del recorrido, sorprenden la Lagoa do Fogo, la Caldeira Velha, Gorreana (la única plantación de té existente en Europa), Vila Franca do Campo, Caloura, Furnas, el lago das Furnas, la Ermita Nuestra Señora de Paz, el Jardín Botánico Terra Notra, la Casa de Yankee Hall, la ermita de Nuestra Señora de la Alegría, la Costa Norte, y Ponta Delgada, entre otros muchos vellos lugares que se encuentran en la ruta.

Terceira, la isla que siempre está en fiesta

Desde el 1 de mayo y hasta el 15 de octubre, la segunda isla más poblada del archipiélago portugués de las Azores, está en fiesta. Son multitud de celebraciones que se llevan a cabo a lo largo de este periodo, al margen de las más de 200 tourada de cordas que se organizan a lo largo y ancho de ésta. Destaca Angra do Heroísmo y Monte Brasil, Patrimonio de la Humanidad. También Algar do Carvâo, con sus cuevas prehistóricas, donde surgen las estalactitas silicias, un fenómeno único en el mundo.

En un distendido paseo en coche por Terceira, el turista se va encontrar con un paisaje impresionante, con los subidos tonos del color verde del paisaje y los campos. En el recorrido, emergen lugares tan singulares como la Vaquinha, las piscinas naturales de dos Biscoitos, Praia da Vitória, el Jardín Corte Real, la Quinta do Martelo (aquí hay que degustar el plato rey de Terceira, el Alcatre), el Club de Golf de la isla de Terceira, la iglesia de la Misericordia, y muy especialmente, la Catedral de las Azores.

Otro de los alicientes de San Miguel y Terceira, es la gastronomía, muy rica en frutos del Atlántico, como el congrio, el pulpo, el atún, el cicharro, el pargo, el pez espada, la caballa y las lapas, sin olvidar el bacalao, importado de los mares de Norte, y preparado de diferentes maneras, especialmente, grillado.

Cocido preparado en caldeiras volcánicas

El cocido típico de San Miguel, que disfruta de fama mundial, se acostumbra a prepara en las caldeiras das Furnas, en recipientes metálicos enterrados en tierra volcánica y sin agua durante unas 6 horas a una temperatura de entre 84º y 86º. Está compuesto de carnes de novillo, gallina, cerdo, chorizo, morcilla, col, zanahoria, inhane, patata y moniato. Después se degusta, previa reserva, en uno de los 5 restaurante de la población de Furnas. El Hotel Casa Nostra es uno de los más reconocidos de la zona.

Texto: Enric Ribera Gabandé

Fotos: Pilar Rius

 

Deja un comentario