Recetas frescas para el verano: ENSALADA CÍTRICA CON ALMENDRUCOS

Ingredientes para 2 personas:

  • Lechuga (media)
  • Naranja (1 ud.)
  • Aguacate (1 ud.)
  • Almendra entera (sin pelar y sin tostar, 50 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Vinagre de vino blanco
  • Semillas de sésamo negro

PREPARACIÓN:

Paso 1:

Saca las hojas enteras de la lechuga y lávalas con abundante agua. Sécalas ligeramente con la ayuda de un papel de cocina y pícalas en trozos gruesos. Para esta receta, puedes emplear el tipo de lechuga que más te guste: lechuga romana, lechuga tipo iceberg que es más crujiente, pero también la lechuga tipo francesa, con las hojas un poco rizadas y de sabor delicado e intenso. Por supuesto, también puedes utilizar una mezcla de lechugas con distintas variedades.

Paso 2:

Pela la naranja a sangre y saca sus gajos.  Pelar ‘a sangre’ una naranja significa hacerlo retirando todas sus membranas y dejando la pulpa al aire. Para hacerlo se necesita cierta práctica y un cuchillo muy afilado con el que cortar en primer lugar las dos bases de la naranja, luego ir cortando la cáscara de arriba hacia abajo…pero cortando un poco la naranja, sin apurar la cáscara. Cuando tengas la naranja entera pelada a sangre, saca gajo por gajo cortando con el cuchillo y retirando las membranas interiores. (Es cierto que al pelar así una naranja se desperdicia algo de la fruta, pero el resultado merece la pena). Parte en dos o tres trozos cada gajo, y resérvalos.

Paso 3:

Pela el aguacate y saca láminas finas.

Paso 4:

En una ensaladera, coloca la lechuga en el fondo y reparte por encima, bien repartidos, el aguacate y la naranja. Esparce por encima los almendrucos.

Paso 5:

Prepara aparte una vinagreta con el aceite de oliva virgen extra y el vinagre. Muévelo bien, como si estuvieras batiendo un huevo, para que emulsione. Pon sal a la ensalada y reparte por encima la vinagreta. Termina espolvoreando por encima las semillas del sésamo negro.

Presentación:

Lleva tu ensalada cítrica con almendrucos en un bonito bol o ensaladera al centro de la mesa y, con unos cubiertos grandes y vistosos, por ejemplo, de madera o nácar… ¡que cada comensal se sirva lo que quiera!

Consejo:

Es importante que el aguacate en esta receta de ensalada cítrica con almendrucos esté bien maduro… es el momento óptimo para consumirlo, cuando su textura es suave, como la mantequilla y ofrece todo su sabor. Es preferible comprarlos listos para consumir, ya maduritos… si los compras duros esperando que maduren en casa… te arriesgas a que no lo hagan jamás, o que se ablanden y ennegrezcan sin tener buen sabor.

UNA ENSALADA MUY ATRACTIVA

Las propiedades depurativas de la lechuga; la vitamina C
y el efecto más refrescante y reconstituyente de la naranja; el alimento, el sabor y la textura melosa del aguacate; y el efecto crujiente y la energía que aportan las almendras. Una combinación perfecta: esta ensalada cítrica con almendrucos: una ensalada de lo más atractiva, original, divertida y fácil de hacer, ¿qué más se puede pedir?

(“Demos la vuelta al día”)

www.demoslavueltaaldia.com/receta/ensalada-citrica-con-almendrucos

También te podría gustar...

Deja un comentario