Pepe Ruíz: “La gastronomía es el gran teatro del mundo”

Al popular Pepe Ruiz, que ya se ha jubilado como actor, a pesar de que aún hace algún papel que otro en este mundo del teatro, ve culminado uno de los grandes hobbies de toda su vida; el relacionarse con la cultura de la mesa. Ha logrando su anhelo; es ya miembro de honor de 7 cofradías gastronómicas de nuestro país.

Pregunta,- ¿Cómo te mueves en esta faceta de la gastronomía y las cofradías a las que tú perteneces?

Respuesta,- He tenido la enorme suerte, que gracias a este papel que he hecho en estos últimos años, por lo que me conoce mucho la gente, el Avelino en “Escenas de matrimonio”, gozar de una popularidad que me ha permitido encontrar a muchas personas de la gastroenología, tema éste que a mí me encanta. Esto ha hecho que me relacionara con amigos de todo el país.

P,- …Pero, ¿el Avelino ha jugado un papel muy importante?

R,- Ha sido mí hada madrina.

P,- ¿A cuántas cofradías perteneces?

R,- Soy cofrade de honor de unas siete.

P,- Sentados en la mesa como estamos en este momento y si tuvieras la opción de probar las diferentes ofertas culinarias de las 17 comunidades españolas, ¿por cuál de ellas de inclinarías?

R,- No nos vamos a engañar; la vasca siempre es la vasca. El tratamiento que hacen sobre todo al pescado, ya que yo soy de toda la vida del pescado, sin desmerecer a ninguna de las demás, la cocina vasca sigue siendo la cocina Dalí de las cocinas de toda España. Esto no quiere decir que no me gusten unas buenas “mongetes” con butifarra. Me las como encantado, feliz….me encanta la cocina valenciana, los “pescaítos” de Andalucía, la extremeña, la gallega, la de Castilla la Mancha…

P,- ¿Qué tiene en particular la vasca?

R,- El talante, el estilo.

P,- ¿Qué aporta el teatro a la gastronomía y la gastronomía al teatro?

R,- El teatro lo que aporta a la gastronomía es hambre. Esta gente que tiene ganas de comer y no puede, ya que el teatro, en líneas generales y salvando honrosas excepciones, es un mundo de pobres. Lo que nos gustaría a todos los actores es poder ir a sitios espléndidos y comer muy “requetebién”. Muchas veces te tienes que conformar cuando llegas a los sitios con comer en lugares muy baratitos. La gastronomía ha aportado al teatro la puesta en escena. Yo pienso que hemos conseguido en los últimos años, que igual que una gran comedia, una gran función de teatro, hoy en día haya unas grandes puestas en escena en restaurantes, en banquetes, que es en general un poco el mundo del espectáculo; es el gran teatro del mundo.

P,- ¿Qué recuerdes del paso por Barcelona en tú juventud?

R,- Barcelona me hizo hombre. Recuerdo un lugar de comida, La Garriga. Me invitaron un día y no me podía creerlo; servido por unas señoritas muy elegantes. Aquello, para mí, sí era comer bien.

P,- Hablando de comer bien, ¿tú comes mejor con un “laboratorio” junto a ti, o con unas buenas judías, unas buenas perdices…?

R,- En esto estamos de acuerdo. Con el laboratorio no se come; ahí se experimenta…comes con la comida de toda la vida; con las alubias, con el gorrino, con el cordero, con lo de siempre, con lo de verdad. Y no te digo nada el comer de cuchara en este país, que es una verdadera hermosura. Es cierto que te hacen tener un poco de colesterol (risas), subir un poco en la báscula. Pero, bueno, después puedes contrarrestar si tienes un poco de cabeza ¡Los experimentos con gaseosa.

Enric Ribera Gabandé

También te podría gustar...

Deja un comentario