El nuevo restaurante de los Torres en Barcelona: así será su proyecto más ambicioso

Cocina Hermanos Torres ocupa una nave industrial de 800 metro cuadrados en Les Corts

Los arquitectos Carlos Ferrater y su hijo y socio Borja depositan cuidadosamente sobre la mesa de su estudio la maqueta de un nuevo restaurante. Se trata de Cocina Hermanos Torres, el encargo de los gemelos Javier y Sergio Torres, en el que trabajan con Núria Ayala, directora de proyectos de su estudio OAB.

En pleno boom de aperturas de locales con interiorismos muchas veces cortados por el mismo patrón, estos chefs que acaban de obtener su segunda estrella Michelin en Dos Cielos, han querido que el primer restaurante de su propiedad que abrirán en primavera y que ocupa una nave industrial de 800 metros cuadrados en Les Corts (Taquigraf Serra, 20) sea un espacio con proyección internacional.

No son los únicos que en los últimos años han buscado la complicidad de reconocidos arquitectos para construir su propio relato culinario. El caso más reciente, aunque con una propuesta totalmente distinta, fue el encargo de Albert Adrià al equipo de RCR (autores también de Les Cols de Fina Puigdevall ) de su restaurante Enigma.

Los hermanos Torres tenían numerosas ofertas de interioristas pero apostaron por arquitectos catalanes con peso internacional. “Nos tiramos a la piscina sin socios; es una ilusión que perseguimos desde hace años”. Cuentan que con su oferta gastronómica quieren rendir homenaje al producto, “pero también al productor y a la alta cocina. Más adelante nos dedicaremos también a impartir formación basada en nuestro propio estilo culinario”.

Pero, además, quieren que la propia obra arquitectónica sea un atractivo importante. Están convencidos de que el espacio, que ellos definen como “un restaurante en la cocina en vez de una cocina en el restaurante” será parte de la experiencia gastronómica y de que en una ciudad en la que la gastronomía tiene un gran peso merece sumar restaurantes hermosos y bien concebidos. “Queríamos ir de Barcelona al mundo”, asegura Javier Torres. “Y por ellos hemos ido a buscar a unos grandes arquitectos barceloneses”.

En su estudio de la calle Balmes, Borja Ferrater bromea sobre el entusiasmo de su padre en un proyecto que ambos comparten y que él a veces acapara como un niño con un juguete nuevo. A pesar de la relevancia de los proyectos que Carlos Ferrater ha desarrollado en muchos lugares, apenas se ha dedicado a concebir restaurantes.

En este caso, lo han asumido adaptándose a la idea en la que soñaban los gemelos: crear un lugar donde los comensales comerán en torno a diversas cocinas. Habrá tres cocinas en medio de la sala, dos de ellas con fuego y la central neutra. Pero desde las mesas, se verán otras cinco cocinas más de preparación que rodearán la sala (cuarto frío, pescados, carnes, fondos, verduras, flores y hierbas y pastelería) mientras el equipo, de 35 personas trabaja.

Se accederá a la antigua nave industrial por una fachada que simula la forma de la masía catalana dibujada por la artista pintora Regina Saura (por un sistema de iluminación adquirirá distintos tonos en función de la temporada) y el espacio contará con una zona de bar junto a la bodega, que a su vez dispondrá una zona de cata; habrá un comedor privado que tendrá acceso a la zona de I+D equipada con cocina.

Explica Carlos Ferrater que desde que en verano conocieron a los hermanos hubo sintonía y se pusieron en marcha. “Lo principal fue entenderles; autoconstruir su hábitat. Crear el espacio en el que puedan sentirse como si hubiesen nacido allí. Un lugar donde ellos son protagonistas pero también lo es el comensal”. Para ello, añade, era fundamental acondicionar el confort, la acústica y la luz. Son aspectos en los que padre e hijo se han volcado.

Este último explica que la nave industrial (de la que han conservado algunas lámparas para la zona de la entrada), tiene luz natural y que para la noche han creado una atmósfera muy interesante con una lámpara que se extiende por todo el techo y que han encargado al diseñador Pete Sans. A un lado de la sala habrá una cortina que permitirá vislumbrar imágenes que hacen alusión a los ingredientes de la temporada. En el comedor habrá una pequeña tarima que servirá para dar protagonismo a algunas de las mesas.

Ni los arquitectos ni los chefs quieren desvelar la sorpresa de los baños, que aseguran que no dejarán indiferente y que son un ejemplo de la implicación de la empresa Roca en el proyecto, en el que han contado con otras colaboraciones de empresas tecnológicas. El proyecto, según los hermanos, es la evolución de los espacios en los que han trabajado hasta ahora. “Un lugar que creemos que servirá para dinamizar la zona de Les Corts en la que estamos”. Abrirán en primavera y ya hay quien ha hecho reservas.

Cristina Jolonch

www.lavanguardia.com/comer/sitios/20180307/441313530326/nuevo-restaurante-hermanos-torres-cocina-hermanos-torres.html

 

También te podría gustar...

Deja un comentario