Le Bristol de París, un hotel que se alimenta de las memorias de los huéspedes del pasado

Entre otros, de Ava Gardner, Marylin Monroe, Rita Hayworth, Grace Kelly, Niarchos, Josefina Baker, Charlie Chaplin, Orson Welles y Harry Truman

La historia de Le Bristol de París se inicia con la construcción de la Plaza de la Concordia y el embellecimiento de los Campos Elíseos. El Duque de Noailles vende el terreno el cual hoy está ubicado el hotel a un empresario del rey Luis XV. Se trata entonces de un terreno hortense vasto y verdoso.

Un hotel particular es edificado en este emplazamiento algunos años más tarde. La Condesa de Damasco adquiere la propiedad; luego se lo lega a su hija, entonces viuda del Conde Charles de Vogüé.

En 1829 El Hotel de Vogüé es vendido a una figura emblemática del segundo Imperio: el Conde de Castellane que lleva a cabo la decoración interior con lujo y fantasía.

Patrocinador del arte dramático, Julio de Castellane hizo construir su propio teatro privado (hoy el Restaurante de Invierno). Las fiestas espectaculares mundanas organizadas por el propietario excéntrico lo hacen un alto lugar de cita de la sociedad elegante.

Después de la Primera Guerra Mundial, Hippolyte Jammet, hijo de los propietarios del restaurante “Le boeuf à la mode”, adquiere el hotel, descuidado desde hacía varios años.

Pierre Jammet, hijo y sucesor de Hippolyte, decide realzar la imagen de la gastronomía en los restaurantes de hoteles de gran lujo. Lanza el concepto de un menú único y original, servido en el momento de “mercredis de Le Bristol”. Esta operación se refiere a sus frutas: el hotel recibe un sin fin de alabanzas y le es otorgado el famoso trofeo Kleber Colombes.

En 1975, Baker celebra sus cincuenta años de carrera en Le Bristol durante una cena que reúne a 250 invitados. Será la última gran tarde de la era Jammet.

EL BAR DE LE BRISTOL CELEBRA SUS 85 años

El Bar de Le Bristol celebraba en 2010 sus 85 años. Hoy es dirigido por Pascal Havel. Éste, acoge a una clientela cosmopolita que mezcla a artistas, galeristes, personalidades del mundo diplomático y la política, las celebridades parisinas de la moda y de los medios de comunicación.

Un ritual de este lugar es la hora del té (de las 15h 30 a las 18h 00). Establecida en colaboración con el Club de los Bebedores de Té, Le Bristol ofrece una elección de 15 sabores nacidos de las plantaciones más célebres de la India, del Sri Lanka, de China…Y para un verdadero Tea-time en la tradición más pura, puede ser acompañado de “finger” emparedados, pastelitos y pastelería fina.

El Bar Le Bristol, que se abre a un vestíbulo elegante, ofrece un nuevo aspecto siempre en su propio espíritu. Situado en el centro de la planta baja y en forma circular, el mostrador está colocado entre cuatro columnas de marmol rosa. A la izquierda, el salón María Antoinette donde se muestra el retrato de la reina homonina. Al fondo, la alcoba que ofrece una intimidad amortiguada a los matices carmín. El ambiente musical, confiado a Béatrice Ardisson, se adapta a los diferentes momentos del día. Los primeros rayos del sol son una invitación para disfrutar del jardín.

La edición 2008 de la Guía Michelin le otorgó a Eric Frechon, jefe de las cocinas, las esperadas tres estrellas para su cocina generosa e inventiva y sin cesar en evolucionar. Con dos estrellas desde el 2001, Eric Frechon se muestra feliz de ver en este reconocimiento, un éxito colectivo que tanto le satisface el haber alcanzado el firmamento de las tres estrellas tan ansiadas en la profesión.

También Eric Frechon recibió hace un tiempo en el Elíseo de manos de Nicolás Sarkozy, Presidente de la República, las insignias de Caballero de la Legión de Honor, que coronan la trayectoria brillante de este chef talentoso.

LA CARRERA DE ERIC FRECHON

La carrera de Eric Frechon se presenta en 1980 a Le Grande Cascade. Un año más tarde, entra a formar parte del equipo de cocina como segundo chef. Después, pasa a ser primero de cocina. Su trayectoria fulgurante le conduce a la edad de 25 años al Hotel de Crillon donde ocupa su puesto de primer subjefe al lado de Christian Constant, y obtiene en 1993 el título de Mejor Obrero de Francia. En 1999, sus pasos lo devuelven a Le Bristol. Toma entonces la dirección de las cocinas del hotel de gran lujo parisino.

Adepto a una cocina ecléctica, abierto al mundo, y basado en el producto, Eric Frechon, de igual manera que un creador de alta costura viste a sus maniquíes para sublimarles; cocina sus productos para revelarles todo su esplendor.

Hotel Le Bristol París

112, rue de Faubourg Saint Honore

75008 París

Francia)

Tel. 33 153 43 43 00

Fax: 33 153 43 43 01

www.hotel-bristol.com

Enric Ribera Gabandé

También te podría gustar...

Deja un comentario